Hiperactividad en Perros

Hiperactividad en Perros

Observas que tu perro nunca para de jugar, está siempre inquieto, corriendo o saltando por tu casa, bueno pues no te alarmes, simplemente es posible que tengas un perro hiperactivo.
entremascotas-hiperactividad-en-perros-8Hay que tener en cuenta que si es un cachorro, tal vez sólo sea por su juventud y con el tiempo se irá tranquilizando, pero a veces, siendo ya un perro adulto sigue con el mismo comportamiento. Es ahí donde tenemos un problema al que deberemos de enfrentarnos de la mejor manera posible.
Este comportamiento también puede deberse a otras causas como aburrimiento, ansiedad por separación, excitación por la interacción con perros vecinos, o simplemente para atraer tu  atención.

Es importante descartar que pueda ser una hiperactividad derivada por una enfermedad, no suele ser probable pero se puede dar. Si descartamos que sea por una patología tendríamos que ver si se trata de hiperactividad de cachorro o tenemos un perro cuya raza tiende a tener ese carácter, como los perros de caza o pastoreo.

En estos casos, podemos actuar recompensando al perro en los momentos en los que esté tranquilo y deberemos ejercitarlo todo lo posible para ir agotando poco a poco sus reservas de energía.

Cuando el perro se comporte con hiperactividad, lo mejor es ignorarlo y alejarse, esto ayudará a que se calme con más facilidad. Si lo castigamos tendremos que hacerlo justo cuando comience a comportarse así y cada vez que lo haga. Solo lo recompensarás cuando el perro esté tranquilo y se domine. Si somos capaces de controlar su excitación durante un par de minutos, entonces lo recompensaremos con comida al final de estos minutos, ya que las caricias y los halagos podrían devolverlo al estado de excitación. Repetiremos el ejercicio cuando el perro esté cansado y con predisposición a un estado de calma.

entremascotas-hiperactividad-en-perros-5Todo lo que sea una amenaza a sus “posesiones” provocará en él una alarma de aviso, por lo que hará que ladre, para intimidar y hacer que el perro, animal o persona que quiera acceder a su entorno desista de tales intenciones. La mayoría de las veces funciona.

Un cachorro aprende que si ladra con insistencia, la mayoría de los casos consigue lo que quiere, así que en vez de callar al perro, resultará más fácil eliminar el estímulo que provocó el ladrido.
Antes de nada, nos preguntaremos:

  1. ¿Es una conducta natural o aprendida?
  2. ¿Qué fue lo que originó que empezara a ladrar y cuando empezó a ser un problema?
  3. ¿Cómo hemos reaccionado?

Para resolver el problema pueden ser necesarios procedimientos como; extinción, castigos o reasociación.
Dependiendo del comportamiento concreto de tu perro, será mejor el uso de uno u otro.

Extinción:
Con este procedimiento eliminaremos la conducta aprendida, siempre que podamos saber el factor que reforzó y mantuvo o provocó el comportamiento. Por ejemplo, nos ladra para que le dejemos entrar en casa y lo consigue, nosotros hemos reforzado esa conducta ya que ha conseguido lo que buscaba.
En estos casos eliminaremos la recompensa, no lo dejaremos entrar y su comportamiento desaparecerá poco a poco.
Sólo entrará cuando lleve un tiempo sin ladrar y esté tranquilo.

Castigo:
Puede resolver el problema de los ladridos ya sea aprendido, heredado o casual.  No castigue nunca al perro pegándole, gritándole o aplicando métodos para causar dolor, porque no es necesario y lo único que logrará es que el perro pierda su confianza  y se vuelva miedoso.  Ese miedo puede llevarle a una situación en donde se siente tan amenazado que la única solución para él sea el ataque.   Especialmente en el caso de sus necesidades en la casa todavía existe esa técnica de meter el hocico del perro en su excremento para castigarle, no lo haga!  Ese método es degradante y no sirve para hacer entender al perro que hizo algo mal.  Solo confunde al perro y le quita credibilidad a usted como su líder, porque está aplicando el castigo a la fuerza.  El castigo puede ser verbal con un simple “NO” en un tono algo más elevado pero sin gritar. Normalmente cuando un perro ladra en exceso suele llevar aparejados otros problemas conductuales.
Con un poco de suerte, podremos tratarlo todo a la vez ya que normalmente irán asociados.

Reasociación:
En estos casos puede utilizarse cuando los ladridos se producen en ausencia del dueño.
Este es un método lento, por lo que la paciencia aquí es imprescindible y tal vez debamos de usar el castigo con anterioridad.
De lo que se trata es de cronometrar el tiempo que tarda el perro en ladrar desde que se queda sólo.
Por ejemplo, si tarde diez minutos desde que salimos, entonces el dueño debe volver entre los cinco y nueve más tarde. En caso de que ladre en cuanto salimos de casa, entonces empezaremos a trabajar nada más salir de casa.

Si podemos entrar en casa sin que el perro emita un solo ladrido, lo recompensaremos (en otra zona distinta a la entrada) con comidas y halagos.

Gradualmente se irán incrementando los minutos hasta llegar a las dos horas.entremascotas-hiperactividad-en-perros

No se debe permitir dejar al perro en la situación en la que pueda ladrar fuera de las sesiones, por lo que deberá de estar continuamente acompañado.

Si el perro no ladra pero tiene un comportamiento destructivo como morder muebles, destrozar el jardín, rascar paredes, es importante controlar el estado emocional del perro cuando cometa un acto destructivo, cómo y cuándo lo hace.

Si no sacamos al perro lo suficiente para que no se aburra, conozca su entorno con sus miles de olores y conocer otros perros, por simple aburrimiento podrá romper cosas en casa.
Otro caso distinto sería cuando remueve la basura para encontrar comida. Cuando no hay ansiedad por medio, entonces se usarán medidas de reasociación o castigo y una vez que se haya corregido el problema habrá que evitar la causa que provocó el problema para que no vuelva a surgir, por lo que sería conveniente un programa de educación en obediencia, ejercicio y atenciones diarias.

Cuando se intenta solucionar un problema de comportamiento que está causado por un problema emocional entonces sería más aconsejable la utilización de métodos indirectos o de reasociación.

Pero quizá lo más importante es saber que en la mayoría de los casos dándole los cuidados que necesita y ocupándonos correctamente de su tiempo de ocioentremascotas-hiperactividad-en-perros-6 lo podríamos evitar en gran medida.
Los perros con altas dosis de energía suelen ser buenos en competiciones y disfrutan mucho del Agility, ayudaríamos a mejorar su estado y nosotros nos lo pasaríamos genial con él.

 

Por último no olvides seguir estos consejos si crees que tu perro sea hiperactivo:

  • Acudir al veterinario si se detectan síntomas como sueño muy ligero, descontrol al jugar con otros perros y personas, falta de control de esfínteres o ansiedad por comer.
  • En caso de que se requiera que el perro tome un tratamiento farmacológico, es recomendable seguir las pautas que marque el veterinario en este sentido.
  • El trabajo con un adiestrador que ayude al perro a seguir ciertas pautas de comportamiento y suavizar conductas inapropiadas puede ayudar a que el perro esté más centrado y a que tenga menos problemas de convivencia con su familia humana y otros animales.
  • La paciencia y la constancia son fundamentales para marcar normas y ayudar a encauzar  el comportamiento hiperactivo de tu mascota.

 

Esperamos que este post os sirva de ayuda y esperamos vuestros comentarios para saber que tal os va con vuestro perro, un saludo y feliz lunes a todos :)

, , , , , ,

About the author

View all articles by Irene

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Comments