Elegir la raza adecuada de tu perro

Elegir la raza adecuada de tu perro

Al momento de elegir una raza de perro hay que considerar características de su temperamento, reactividad y agresividad. También hay que tomar en cuenta la edad de los niños y el espacio en que habitamos.

El temperamento de un perro es en un 20 por ciento genético y en un 80 por ciento está influido por el factor ambiental. Hay perros con temperamentos más irritables. Si se tiene niños, se debe considerar la reactividad de la raza a adoptar, es decir, si reacciona inmediatamente ante un estímulo o no, pues aunque enseñemos a nuestros niños que deben respetar al animal, es habitual que se suban en su lomo, le den manotazos o le tiren la cola. Entre las razas de perros que pueden tolerar más este tipo de agresiones infantiles, están el Labrador, Boxer y el Golden Retriever. En cambio, hay otras razas con temperamento más irritables ante un estímulo como Pit Bulls, American Stanford, Chow Chows, Dobermans, Tosas, Akitas, Pastores Alemanes. Estas razas, necesitan hacer deporte y tener espacio suficiente para que se puedan mover y evitar que se estresen.

El ambiente donde se desenvuelve la mascota es vital para ir adaptando su temperamento. No es sólo cuestión de saber si el perro será grande o pequeño, si será juguetón o no. La persona que quiera un perro debe saber qué tipo de educación necesita. Hay razas que necesitan de una mano firme, hay otras que se crían prácticamente solas. La manera de evitar que los perros muerdan es entregarles la educación que le corresponda a su raza y tener el espacio adecuado a su tamaño.

Una tenencia responsable parte por considerar que cuando adoptemos a nuestro amigo debemos proyectar nuestra vida por los próximos 15 años con el , edad que puede llegar a vivir. En este sentido, hay que considerar las visitas periódicas al veterinario para chequear su salud , los cuidados respecto a su pelaje , las vacunas que se deben suministrar según sea su etapa de crecimiento y una alimentación variada compuesta con nutrientes que fortalezcan su salud y eviten la obesidad.

Nuestro compromiso al momento de adquirir una mascota no es sólo que tenga lo necesario para llevar una vida feliz junto a nosotros. También implica una responsabilidad en su elección y para eso hay que educarse y saber lo que se quiere antes de tomar la decisión de incorporarla a la familia. Queremos un amigo para toda la vida, un guardián, un buen compañero, quien siempre estará feliz con nuestra compañía, que no nos pedirá explicaciones por nuestros actos y siempre tratara de complacernos, pero que requiere aprender para no ser una molestia para nosotros y si no le podemos entregar tiempo y paciencia en su periodo de aprendizaje , sera mejor que no lo tengamos, ya existen muchos amigos sin casa en la calle que tienen una vida muy triste sin amor, que el que elijas no sea uno mas de ellos, por el contrario que su vida junto a ti sea feliz para todos.

, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook Comments